Biografías

Juan Pujol, el espía español que facilitó el desembarco en Normandía

Su actuación llevó a lograr la empresa con éxito
Cristina Casarrubios Martín
08:41h Domingo, 27 de febrero de 2011
1

Joan Pujol García, alias "Garbo"

El 6 de junio de 1944 marcó el comienzo de la liberalización de la Europa Occidental ocupada. El Servicio de Seguridad británico, MI5, hizo una contribución significativa al éxito del día D a través de su agente doble Juan Pujol cuyo nombre en código era “Garbo“. A lo largo de este artículo vamos a revelar la extraordinaria historia de este espía español que es considerado uno de los grandes espías de la Segunda Guerra Mundial.

Juan Pujol nació en Barcelona el 14 de febrero de 1912 en el seno de una familia moderada y liberal en cuanto a creencias políticas. Se vio obligado a participar en la Guerra Civil española desde los dos bandos, logrando no disparar ninguna bala desde cualquiera de los bandos. Debido al resultado, salió disgustado por la idea del totalitarismo en general por lo que el inicio de la guerra en 1939 lo convenció para hacer una contribución, como él decía, por el bien de la humanidad.

Por ello decidió, en contacto con las autoridades británicas, ofrecerse como espía contra Alemania. Sin embargo, esto iba a ser más difícil de lo que esperaba. En 1941, trato de contactar con las autoridades británicas en Madrid y Lisboa pero fue rechazado en varias ocasiones. Su iniciativa le llevó a ser reclutado por los alemanes y ofrecerse entonces a Inglaterra espiar para ellos. Los alemanes no ofrecieron tantas resistencias y acabaron formándole en el espionaje, por ejemplo, enseñándole la escritura en clave.

Una vez establecido en suelo británico, los esfuerzos de Garbo se orientaron a crear una pequeña red de espías que usaba para proporcionar a los alemanes la información que ellos querían o, al menos, eso pensaban. No obstante, en lugar de desplazarse a Gran Bretaña, Garbo operaba realmente desde Lisboa pero con la ayuda de una Guía Azul de Inglaterra, podía ir reportando un informe a los alemanes en el que se incluían los gastos, para hacer más veraz su coartada de tal forma que pareciera que escribía realmente desde la capital inglesa.

No fue hasta el mes de abril de 1942, cuando su gestión fue asumida por el Servicio de Seguridad y su caso pasó a manos de Tommy Harris, un oficial de habla española. La Inteligencia Británica describía esta relación como “una de esas extrañas alianzas entre dos hombres excepcionalmente dotados de tal inventiva que se complementaban entre sí“.

En 1944, Pujol y Harris, trabajando juntos, habían inventado más de 27 sub-agentes cada uno con una historia de su vida completa. En las cartas que escribía al ejército alemán, se consideraba así mismo como un fanático nazi ”dispuesto a arriesgar su vida por el nuevo orden mundial del Führer“.

Desembarco de Normandía

En enero de 1944, los alemanes comunicaron a Pujol la creencia de que los aliados estaban preparando una invasión a gran escala de Europa y le pidieron que les informará del desarrollo de los acontecimientos. Esto preparó el camino para lo que sería el camino al mayor golpe de Garbo.

La evaluación del alto mando alemán era correcta pues bajo el nombre en clave de “Overlord” los británicos y estadounidenses estaban preparando los planes para la invasión de Europa. Sin embargo, lo que los alemanes desconocían era que parte del plan se formaba en torno a un enorme engaño.

Entre enero de 1944 y el Día D se transmitieron más de 500 mensajes de radio entre Garbo y Madrid, para después transmitir directamente a Berlín, es decir, cuatro transmisiones al día. Los informes que venían de toda la red de Garbo disfrazaron los preparativos de la operación Overlord” aunque también sirvieron para otro propósito.

Durante el inicio de la planificación, se decidió que para el éxito de la misión era importante inducir a error a los alemanes sobre el lugar del desembarco. Una vez que se fijó el lugar de desembarco, las playas de Normandía, lo siguiente era convencer a los alemanes de que los aliados en realidad atacarían por el Paso de Calais, mucho más al norte.

Tropas a punto de alcanzar las costas de Normandía

Ante las dudas de los alemanes sobre si el desembarco se iba a producir en las playas de Normandía, Garbo emitió información asegurando que una tropa de 150.000 hombres estaba esperando en Kent y Essex para unirse a la invasión en el Paso de Calais. Así pues, los alemanes se creyeron la historia y los aliados tuvieron “vía libre” para desembarcar en el lugar fijado.

Para asegurar a los alemanes que los aliados realmente iban a desembarcar en Calais, Garbo quedó en comunicarse con ellos a las 3.00 am del día 6 (el día que el desembarco tuvo lugar). En ese momento, se comunicaría el mensaje de que en el campamento de Southampton el ejército se estaba preparando. Sin embargo, debido a un fallo del operador alemán, el mensaje no pudo llegar, sirviendo esto de justificación a Garbo sobre la razón por la que no había comunicado al ejército del Eje sus averiguaciones para poder haber prevenido el ataque.

Irónicamente, la reputación de Garbo se reforzó entre los alemanes por el asunto del día D, siendo el 29 de julio comunicado de que había sido galardonado con la Cruz de Hierro por el propio Hitler.

Imágenes: Dominio Público

Comentarios (1)

Queremos saber tu opinión

Sscrbete a CampoDeMarte.com
Patrocinio
Publicidad
Odissey reclama 300.000 euros a España por el tesoro de la fragata Mercedes

Odissey reclama 300.000 euros a España por el tesoro de la fragata Mercedes

La embarcación se hundió en combate en 1804 en las costas del Algarve con un tesoro de más de 500.000 monedas de oro y plata.

Publicidad
© Copyright 2014, Blogestudio está gestionado con WordPress